Exclusiva: Por ahora, descartada reelección de Turbay

20 de septiembre de 2008
  • Agregar a Gacetilla
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Acá la estoy pasando muy bien.
Por Julio César Turbay

¿Cómo les baila? Por acá las cosas están muy bien. Me encuentro gozando de unas muy merecidas vacaciones, y aunque sé muy bien que hace mucho no me comunicaba con ustedes, quiero decirles que los extraño y me hacen mucha falta. Sin darle rodeos a la vaina de una les digo que me tiene cabezón la cuestión esta de lanzarme como candidato para las elecciones de 2010, pero por si algunos no lo saben, yo ya colgué los guayos.

De todas formas, quiero agradecer a todos la invitación. Nada me gustaría más que volver a sentarme en la presidencia de la República, pero creo que el palo no está para cucharas. Primero que todo, yo por acá la estoy pasando lo más de bien; imagínense que me lavan la ropa, la comida es excelente, me dieron asistente personal, no tengo que mover un dedo para nada, y además me siguen consignando el billetico aquel de la pensión vitalicia. Pero más que eso, no veo cuál es el problema con Uribe, el man lo está haciendo muy bien. Es más, tengo entendido que el hombre quiere volver en el 2014, y eso es lo que no me gusta. Yo no voy a ir cuatro años allá a servir de títere y de muñeco del establecimiento, ni pendejo que fuera, yo ya estoy muy viejo y al marrano no lo capan dos veces. No es por hablar, pero esas elecciones de 2010 van a estar algo jodidas, de una se las canto. Ese parche se va a poner caliente y lo mejor es mantenerse alejado de ese sancocho.

Así las cosas, les agradezco una vez más sus correos y las invitaciones que me han hecho llegar, pero la verdad, no me interesa. Porque como ya les dije, acá la estoy pasando demasiado, pero demasiado bien. La vida después de la muerte es muy sabrosa.

De momento los dejo porque tengo pendiente un masaje y luego una partidita de ajedrez con el viejo Adolf. Entonces mejor quedamos así y por favor le dicen a Belisario que por acá TODOS lo estamos esperando, que no se haga el guevón como siempre. Nos vidrios y se cuidan.

1 comments:

Juan Sebastian dijo...

Jajajaja, genial, genial, genia.
"El viejo Adolf"... jajajaja